0

Conoce la Semana Santa de Zaragoza

Publicado por el .

Semana Santa Zaragoza

Zaragoza, como tantas otras ciudades españolas, se prepara para celebrar ya su Semana Santa. Una festividad religiosa que en la capital aragonesa está marcada por el sonido de tambores y bombos y cuyos orígenes se remontan al siglo XIII.

Aún así, poco se sabe de la antigua Semana Santa, ya que casi todos los documentos, y todos las imágenes que procesionaban por las calles zaragozanas, con la excepción del hermoso Cristo de la Cama, desaparecieron durante la Guerra de la Independencia. De hecho, la actual Semana Santa nace en 1936, momento en el que la huelga de los terceroles, de las personas que sacaban los pasos de la procesión del Santo Entierro, llevaron a un grupo de ciudadanos a formar una cofradía para sacar a la calle a Nuestra Señora de la Piedad, con capirotes incluidos.

A partir de ahí, comenzaron a fundarse más cofradías, o a refundarse otras de mayor antigüedad, como es el caso de la Real, Antiquísima y Penitencial Cofradía de Cristo Atado a la Columna. En el año 1940 hay un hecho clave para la Semana Santa en su concepción actual, y es la introducción del tambor del Bajo Aragón en las procesiones zaragozanas de la mano de la cofradía de las Siete Palabras, un instrumento que sería adoptado posteriormente por la mayor parte de las cofradías de la capital aragonesa.

Así, la Semana Santa zaragozana ha evolucionado hasta la imagen que conocemos hoy. Declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional, y en trámites de convertirse en Fiesta de Interés Turístico Internacional, la Semana Santa de la capital aragonesa atrae año tras año a decenas de miles de turistas gracias al sonido de tambores y bombos.

La Semana Santa zaragozana comienza el sábado que antecede al Domingo de Ramos, con la procesión del pregón, y a partir del día siguiente, con la salida de la Cofradía de la Entrada de Jesús en Jerusalén, comienza una intensa semana en la que salen a la calle 49 procesiones con más de 15.000 cofrades.

Aunque salen cofradías todas las noches desde el Domingo de Ramos, los días en los que hay una mayor concentración de procesiones, con salidas tanto por la mañana como por la tarde, es el Jueves Santo y el Viernes Santo, momentos en los que el centro de la capital aragonesa está a rebosar de gente viendo pasar a los miles de cofrades que vestidos con capitores o terceroles acompañan a sus imágenes.

Especialmente reseñable es la procesión del Santo Entierro en la tarde del Viernes Santo. En esta procesión, organizada por la Sangre de Cristo, salen todas las cofradías y hermandades zaragozanas. Esta procesión es única en España, ya que es la única en la que a través de los distintos pasos pueden contemplarse todos los momentos de la Pasión y Muerte de Cristo. Además, esta procesión de más de cuatro horas de duración es también la que reúne más bombos y tambores de toda España.

Tras las procesiones del Viernes Santo por la noche y del Sábado Santo, la Semana Santa llega a su fin el Domingo de Resurrección con la procesión y el encuentro glorioso entre Cristo Resucitado y su madre la Virgen María en plena Plaza del Pilar. En este céntrico espacio, los cofrades de la Resurrección, ya sin cubrir su cabeza con tercerol y con claveles en lugar de velas en señal de alegría, acompañan con el sonido de tambores, bombos, y de jotas, a la imágenes que ponen el punto y final de la Semana Santa zaragozana.

Te puede interesar

Escribe un comentario