0

Jaca celebra el Primer Viernes de Mayo

Publicado por el .

Primer Viernes de Mayo

La ciudad de Jaca, enclavada en el corazón del Pirineo Aragonés, está este fin de semana celebrando una de sus festividades más especiales, el Primer Viernes de Mayo. Una fiesta que se celebra cada año al llegar el mes de mayo y que rememora la victoria del conde Aznar Galíndez sobre las tropas islámicas que pretendían controlar la zona allá por el año 758.

Como cada primer viernes de mayo, el olor a pólvora inundó todos los rincones de la ciudad, con cientos de personas llenando las calles para conmemorar esta gesta histórica y ves desfilar a las huestes de Aznar Galíndez.

Según cuenta la leyenda, el ejército cristiano, mucho menos numeroso que el musulmán, estaba a punto de caer a manos de sus enemigos, cuando acudieron en su auxilio las mujeres que se resguardaban tras las murallas de la ciudad. Armadas con utensilios de cocina, las mujeres acudieron a socorrer a los soldados cristianos.

Los moros, cegados por el reflejo de los utensilios de cocina y por los espejos usados por las mujeres, creyeron que se acercaba un numeroso ejército cristiano que acudía a socorrer a las tropas de Aznar Galíndez, por lo que se apresuraron a abandonar el campo de batalla, resultando así triunfantes los habitantes de Jaca.

La jornada comienza, como manda la tradición, con un almuerzo a base de migas en la explanada de la ermita de la Victoria, o en los establecimientos hosteleros de la ciudad. Tras el almuerzo para tomar fuerzas, comienza el desfile de las tropas por las calles de Jaca, con la participación de más de 800 personas.

Banderas, disparos de los trabucos de los arcabuceros y el emocionante canto del himno del Primer Viernes de Mayo frente al Ayuntamiento de la ciudad son algunos de los actos más importantes de esta fiesta, aunque hay actos y durante todo el fin de semana.

Fotografía – Hermandad del Primer Viernes de Mayo

Te puede interesar

Escribe un comentario