0

Pedraza, una villa medieval en la que el tiempo se ha detenido

Publicado por el .

Pedraza

Si todavía no has decidido qué hacer este puente, y te apasiona el turismo rural, aún estás a tiempo de elegir un destino maravillo en pleno corazón de la Península: Pedraza. Un pequeño pueblo de la provincia de Segovia de aspecto medieval en el que parece que el tiempo se ha detenido.

Situado a 37 kilómetros de la capital de la provincia, los casi 500 habitantes que residen en Pedraza han sabido mantener el sabor de épocas pasadas, y gracias a las cuidadas rehabilitaciones, esta villa amurullada fue declarada en elaño 1951 como Conjunto Monumental.

Sus calles estrechas plagadas de edificios históricos esconden numerosos monumentos que no hay que dejar de visitar. Entre ellos, destaca el castillo de Pedraza, una fortaleza levantada en el siglo XIII y que tuvo que fue reformada en el siglo XV, y más tarde en el siglo XVI. En el castillo podremos encontrar una recia torre del homenaje, y un foso, aunque la mayor parte del perímetro de la fortaleza está rodeada por un precipicio. Además, en una de las torres del castillo se instaló una sala de exposociones para mostrar la obra del pintor Ignacio Zuloaga, que tuvo un taller en el castillo tras su adquisición en el año 1926.

Otro de los elementos defensivos destacables de la localidad es la Puerta de la Villa. Una puerta que durante mucho siglos se cerraba para proteger a sus habitantes durante la noche, y cuyos orígenes hay que buscar en el ya lejano siglo XI, aunque fue reconstruida en el siglo XVI. La puerta, con el escudo de los Velasco presidiendo la construcción, cuenta todavía con los recios portones de madera de álamo negro.

Además de su hermosa plaza porticada de estilo castellano, en la villa también pueden visitarse la iglesia de San Juan, o la antigua Cárcel, situada junto a la Puerta de la Villa. Y si Pedraza es hermosa de visitar en cualquier época del año, a comienzos del mes de julio es la época más recomendable para visitar este bello lugar si no te importa el exceso de visitantes y si quieres conocer una fiesta que ha hecho famosa a la localidad: La noche de las velas.

Durante los dos primeros fines de semana de julio, Pedraza entera apaga su iluminación pública para dejar paso a la luz de miles de velas que adornan las calles, plazas, ventanas y patios de la villa. Y por supuesto, antes de acabar el post, no podemos dejar de recomendar que probéis la cocina tradicional castellana en cualquiera de los magníficos restaurantes que salpincan las calles de la localidad. Y en especial, no podéis dejar de probar el delicioso cochinillo asado.

Fotografía – Nacho Viñau Ena, Flickr

Te puede interesar

Escribe un comentario