0

Disfruta del turismo rural en Albarracín

Publicado por el .

Albarracín

Teruel es la gran desconocida. Una provincia hermosa, dura y virgen que esconde fantásticos secretos entre sus sierras y comarcas. Muy cerca de la ciudad de Teruel, al suroeste de la provincia, se encuentra la pequeña localidad de Albarracín. Capital de la Comarca de la Sierra de Albarracín, la ciudad es Monumento Nacional desde junio de 1961, y en el año 96, Albarracín recibió la medalla de oro al mérito de las Bellas Artes.

Situada en los Montes Universales, Albarracín aparece como una joya en medio de los pinares que pueblan la Sierra de Albarracín. De aspecto medieval, pasear por sus estrechas callejuelas y pasadizos, tapear en sus bares o contemplar la arquitectura local es un auténtico placer. Con poco más de un millar de habitantes, Albarracín sorprende y atrapa a cuantos la visitan.

La ciudad, que está rodeada por una imponente muralla, cuenta con numerosos y hermosos monumentos. Entre ellos, destaca especialmente la iglesia de Santa María, la Catedral, el Palacio Episcopal. En su entramado urbano también destaca la recoleta plaza Mayor, y numerosas casonas y palacios que dan sabor a la localidad. Entre ellas, no hay que dejar de visitar la casa de la Julianeta, la casa de la calle Azagra o el palacio de los Monterde.

Casas y palacios de arquitectura irregular que se han tenido que asentar aprovechando la abrupta topografía del terreno. Construidas mayoritariamente con yeso, los edificios de Albarracín se caracterizan por los grandes aleros que se tocan entre sí, y por el color rojizo del yeso con el que se hn construido buena parte del caserío del casco antiguo de la ciudad. Un yeso rojizo que se combina con entramados de madera, que dan un sabor especial al conjunto urbano. También los llamadores con forma de dragón, las diminutas ventanas o los balcones corridos con forja y madera tallada caracterizan a la arquitectura de esta pequeña localidad.

Te puede interesar

Escribe un comentario