0

¿Estás en Zaragoza? Visita el Pasaje del Ciclón

Publicado por el .

Pasaje del Ciclón

En París, en Bruselas o en Milán, los pasajes comerciales levantados en el siglo XIX son destino obligado de los turistas que visitan estas ciudades. Pero en España no hay demasiados ejemplos de galerías comerciales históricas. El Pasaje Gutierrez de Valladolid, el Pasaje de Lodares de Albacete son de los pocos pasajes comerciales que existen en nuestro país, junto al Pasaje del Ciclón de Zaragoza, del que os queremos hablar hoy.

Este Pasaje fue construido a finales del siglo XIX en la esquina de la Plaza del Pilar con la calle Alfonso I por el arquitecto Fernando de Yarza a instancias de su propietario, el Marqués de Ayerbe. El eficio y el Pasaje, que recibió el nombre del Pasaje del Comercio y de la Industria, pronto se convirtió en un espacio de encuentro para la burguesía y la nobleza zaragozana.

Siguiendo los cánones del momento, el nuevo edificio se construyó con un elegante aire francés visible tanto en sus fachadas como en el interior del Pasaje. Además, las viviendas contaban con todos los adelantos de la época, y fueron adquiridas por lo más granado de la sociedad zaragozana de la época.

El Pasaje en su conjunto, y en especial sus techos, cuentan con una elegante decoración de tipo geométrico y floral, con falsas columnas de inspiración neoclásica en las paredes del Pasaje. Por otro lado, el Pasaje consta de dos galerías que se cruzan en el centro, y tiene cuatro entradas, en la Plaza del Pilar, la calle Santiago, la calle Alfonso I y la Delegación del Gobierno.

Tras años de esplendor, el Pasaje del Ciclón comenzó a decaer lentamente, hasta que en el 2008, coincidiendo con la celebración de la Exposición Internacional del 2008, el Pasaje del Ciclón comenzó a renacer. Y en estos momentos, abren sus puertas varios establecimientos que han cuidado al detalle su imagen para adaptarse al espacio en el que están ubicados.

Entre ellos, destacan por ejemplo El Botánico, un encantado café floristería de aires parisinos, la Heladería Dino, que cuenta con un elegante diseño minimalista, Caelum y Basilicus, dos tiendas de originales souvenirs que han respetado los elementos originales del Pasaje, el Hotel Las Torres, o la Galería de arte Pilar Ginés.

Te puede interesar

Escribe un comentario